10 Características de un Buen Líder

Todos hemos tenido un jefe, hemos conocido un jefe o tenemos una idea estereotípica de un jefe. Un estereotipo que se representa muy bien a través de un dicho popular en muchos países: “el que sabe, sabe; el que no, es jefe.” Lo que indica que a los jefes no se les tiene en buena estima, pero siguen siendo los que manejan la gerencia de las organizaciones.

Características de un líder

Sin embargo, con el tiempo y la evolución, las dinámicas sociales han cambiado y hemos comprendido que para dirigir una organización, proyecto o trabajo en general; lo que se necesita es de un líder. Para que una persona puede tener éxito como líder, debe tener las siguientes características:

Conocimientos

Parte importante de un buen líder es el conocimiento y la experiencia, pues para conformar y dirigir un equipo necesariamente se debe tener amplio conocimiento en relación con las actividades a realizar o con el área de desempeño del grupo.

Los conocimientos son la base para que el líder puede sentir y transmitir a todo tu equipo la confianza necesaria para permitirle que dirija. Pero, además de conocimiento; la inteligencia en un líder también es de suma importancia y esto quiere decir que tenga la capacidad para aplicar sus conocimientos en el contexto que se presente, de manera exitosa; enfrentando con tenacidad todos los desafíos.

Motivación

La motivación es una actitud, que se define por el estímulo que se siente para realizar una actividad o diversas acciones. Esta actitud no solo se trata de tener la voluntad para hacer algo que se tiene que hacer, sino de querer hacer lo que se tiene que hacer.

De esta manera, el buen líder se siente entusiasmado por formar parte del equipo, por liderarlo; y aunque desea el éxito, el solo hecho de poder hacer lo que le corresponde lo hace sentir bien. La motivación se refleja a través de la sonrisa, la alegría y la buena vibra al momento de trabajar. Esto solo se logra cuando el aspirante a líder está haciendo algo que realmente quiere hacer.

Inspiración

Lo que distingue a un jefe de un buen líder, sin duda que es la pasión que siente por su rol y por los resultados que puede conseguir. Cuando una persona siente pasión por algo, tiene la capacidad para inspirar a las personas que están a su alrededor, justo lo que hace un buen líder.

Si un líder siente pasión por el proyecto, por la empresa o por el trabajo que realiza, le será mucho más fácil contagiar a su equipo de trabajo; es decir, tendrá la capacidad para inspirar a todos los demás. Esto genera un ambiente de trabajo ameno, agradable y positivo.

Así, un líder inspirado hace lo siguiente:

  • Demuestra su pasión
  • Se expresa con buena actitud hacia su equipo de trabajo
  • Habla sobre el éxito
  • Transmite una buena vibra

Respeto

Un líder exitoso siempre mantiene el respeto por cada una de las personas que integran al equipo e incluso por su competencia. Esta característica es fundamental, pues un líder es íntegro y tiene la capacidad para ganarse el respeto de las demás personas. Esto se logra a través de las propias demostraciones de respeto.

Esto quiere decir que un líder no denigra a las personas, no actúa nunca de forma grosera, escucha las opiniones de los demás, trata de mantener siempre un ambiente armónico y agradable en el equipo de trabajo.

Esto es fundamental, ya que un líder tiene que generar en su equipo de trabajo confianza y respeto, donde se puedan generar ideas beneficiosas para trabajar en conjunto; lo que no logrará si no lo aplica primero. Un ambiente de respeto permite que todos los que están en el equipo tengan la confianza para expresar sus ideas, sabiendo que no serán menospreciadas o desdeñadas.

Capacidad de delegar

El líder comprende que no puede hacer todo el trabajo él solo, o no debe hacerlo. El líder tiene la capacidad de identificar las potencialidades de las personas que conforman su equipo y asignarle actividades o responsabilidades para contribuir con el trabajo del mismo.

Así mismo, el líder ayuda y colabora con cada uno de los integrantes de su equipo en buscar soluciones, enfrentar desafíos, tener una visión y más. De esta manera, hace sentir a todos los integrantes que son parte importante del equipo y que sus destrezas son valoradas, lo que permite que se mantengan motivados y comprometidos con los objetivos.

La capacidad para delegar tiene mucho que ver con la confianza del líder en las personas que lo rodea. Es por esto que también es muy importante que un líder pueda conocer bien a su equipo.

Destrezas comunicativas

Las habilidades comunicativas de un líder deben ser las mejores, tanto orales como escritas. Pues esto garantiza que pueda transmitir de manera exitosa las ideas que quiere plantear, y los lineamientos que pretende manejar y las asignaciones que tienen que cumplir los integrantes del equipo.

Las habilidades comunicativas, muchas son las destrezas que se integran: capacidad para reconocer contextos comunicativos y actuar conforme a ellos, posibilidad de expresarse de manera adecuada, comprender las intenciones del acto comunicativo y mucho más.

Estas destrezas le permitirán:

  • Acercarse a sus compañeros
  • Dirigir
  • Comprender a su equipo de trabajo
  • Empatizar con los integrantes de su equipo
  • Generar directrices claras que todos entiendan
  • Convencer

Compromiso

El líder debe sentirse identificado con el proyecto que dirige y esto a su vez genera el compromiso necesario que lo guiará en la toma de decisiones exitosas, y éste a su vez a su equipo de trabajo. Nadie puede dirigir un proyecto con el cual no se siente comprometido, pues difícilmente podrá tener la voluntad necesario para alcanzar el éxito.

Así mismo, cuando un equipo de trabajo percibe que quien los dirige está realmente comprometido e interesado en alcanzar las metas trazadas, funciona mucho mejor y se compromete también en pro del trabajo. Pero, además, el compromiso del líder debe estar también con su equipo de trabajo y se debe manifestar a través del valor que les da a todos, en el respaldo y en la comprensión.

Visión, creatividad e innovación

Un factor realmente importante en un líder es su manera de pensar y de ver las cosas. Necesariamente un líder debe tener una visión creativa, lo que implica una capacidad para afrontar los desafíos de manera diferente y eficiente al mismo tiempo.

Esta manera de pensar permite, además, que el líder esté abierto a escuchar propuestas distintas, a probar cosas nuevas y a crear estrategias antes no usadas. En esencia, esto es algo que realmente se espera de un líder, que pueda hacer que un grupo de personas se convierta en un equipo y que, además, todos puedan ver las cosas de una forma distinta.

Un líder creativo diseña nuevos productos, propone nuevas estrategias, busca caminos diferentes, inventará propuestas novedosas y siempre está en una constante evolución.

Capacidad para decidir

Un dirigente tiene que tener la voluntad y la fortaleza para tomar decisiones y asumirlas, esto es un recurso esencial de un líder. Al encontrarse al frente de un equipo, tiene que poder elegir, seleccionar, dejar de lado, escoger un camino; en otras palabras, tiene que saber muy bien cómo decidir.

Cuando un dirigente vacila en sus decisiones, crea inseguridades en su equipo de trabajo y vacilaciones que pueden traer consecuencias indeseables. Esto no significa que el líder siempre tomará buenas decisiones o las mejores, pero sí implica que las tomará y que aprenderá de cada una de las decisiones que deba tomar.

Perseverancia

Ser un buen líder no implica siempre conseguir los objetivos planteados al primer intento; de hecho, es algo, a lo menos, improbable. Sin embargo, un buen líder aprende de los fallos y se propone siempre continuar en pro de los objetivos, aplicando los aprendizajes que ha conseguido de sus experiencias pasadas.

Esto quiere decir que un líder lo vuelve a intentar; realiza ajustes, modificaciones, cambios y continúa con su trabajo. Así mismo, entusiasma a todo su equipo de trabajo para insistir en sus objetivos.

No quiere decir que por momentos no pueda sentirse frustrado; pero puede superar pronto la frustración y hacer lo necesario para seguir en el camino del trabajo para lograr las metas trazadas. Así que un líder no se conforma nunca con el fracaso, siempre reintenta y se compromete de nuevo.

Referencias bibliográficas