Consejos para hacer la conclusión de un ensayo

En un ensayo, trabajo de investigación o análisis literario, la conclusión es la última sección. En esta parte del texto, se busca realizar un resumen de los resultados obtenidos, después de analizar las fundamentaciones de la hipótesis. De esta manera, el lector podrá conocer de manera sencilla la resolución final de la argumentación presente en el texto.

La conclusión sintetiza la información descrita en el ensayo, desde la introducción hasta los acuerdo lógicos, pero haciendo énfasis en el punto principal, de una forma clara, concisa, sin ser redundante; con el objetivo de atraer al lector y, de manera resumida, logrando finalmente el apoyo o adherencia a las ideas que se presentan.

Además de resumir el contenido general presentado en el teto, la conclusión debe darle un cierre semántico y textual al ensayo, comunicándole el lector que el texto ha llegado a su fin.

Conclusión de un ensayo

Las tres P

Al realizar una conclusión para un ensayo o cualquier tipo de trabajo escrito, se debe tener en cuenta el cumplimiento de tres etapas:

  • Propósito: En este el autor debe expresar de forma correcta cuál es el motivo por el que fue hecha la investigación, además de las soluciones que se planten ante el problema y los puntos principales. El objetivo de esta parte de la conclusión es aclarar cualquier duda que tenga el lector al momento de ver el ensayo.
  • Problema: Recordar la hipótesis de la investigación y relacionarla con los datos obtenidos.
  • Posibilidad: Plantear nuevas posibilidades, es decir, promover la realización de más trabajos sobre el tema del ensayo.

Retoma el punto principal

Es importante que, en esta parte del texto, se le recuerde al lector lo que quiere resaltarse con la realización del ensayo; es decir, se debe mencionar de forma resumida qué es lo que se quiere demostrar o cuál es la hipótesis. Demostrando de manera concisa que lo argumentado resulta una fundamentación idónea para demostrar la hipótesis que se ha propuesto.

Argumentos

La conclusión debe mencionar también parte de la argumentación presentada, con el objetivo de aceptar o rechazar la hipótesis planteada, con ayuda de fuentes confiables, ejemplos y verdades aceptadas. De este modo, el lector se verá interesado en continuar con la lectura del ensayo. Los argumentos deben responder todas las preguntas que surjan al analizar los resultados, ¿por qué no se acepta o rechaza la hipótesis?, ¿Cómo puede comprobarse?, ¿En qué se basa el escritor para asegurar que esto ocurre así?

Reflexión del autor

Al momento de redactar la reflexión final, es importante ser objetivo, tener presente los argumentos a favor y en contra que se han mencionado anteriormente. Además, se deben cuidar los siguientes aspectos:

  • Lo que escribas debe incluir información contrastada y de fuentes fiables.
  • El escritor del ensayo debe estar lo suficientemente informado antes de realizar el trabajo, así evitará escribir opiniones que se hayan publicado sobre el tema.
  • No siempre las hipótesis se cumplen, por lo tanto, el escritor debe estar preparado para hacer una reflexión final que se apague a los resultados y a las fuentes, no a las opiniones personales.
  • Se debe ser objetivo.

Evitar información nueva

Aunque la conclusión no puede repetir textualmente lo que se ha escrito en el resto del ensayo, esta no debe contar con información nueva; es decir, si no se ha hablado de algo en todo el trabajo, esto no puede mencionarse en la conclusión. La mejor manera de evitarlo, es teniendo en cuenta la introducción, los objetivos y la hipótesis.

No extenderse

La mayor información sobre el tema estudiado se encuentra en la introducción, mientras que en el desarrollo está indicado lo que se obtuvo en realización del trabajo y las razones de dichos resultados. Por lo tanto, la conclusión debe ser concisa, con la información justa.

No se estila que tenga una extensión que supere los 2 párrafos.

Nuevos trabajos

Otra característica que debe tener toda conclusión es la de promover la realización de nuevos estudios sobre el tema tratado. Es importante que, al terminar un ensayo, el escritor invite a los lectores a continuar con la investigación tratada, aunque la hipótesis haya sido aceptada.

Por lo tanto, la conclusión debe incluir razones por las cuales es importante hacer investigaciones sobre el tema, si esto beneficia a la sociedad, la naturaleza, la ciencia, la literatura, entre otras disciplinas. Además, también puede ofrecer algunos consejos de cómo hacerlo.

No se debe citar

Si bien es cierto que, al momento de redactar la conclusión, se deben tener en cuenta los argumentos de las fuentes bibliográficas, en esta sección del texto es obligatorio un lenguaje más personal. Por lo tanto, deben evitarse las citas textuales de las bibliografías usadas para escribir el ensayo, por lo menos de manera textual. Sí se puede hacer referencia a lo expuesto en alguna cita.

¿Cómo estructurar la conclusión?

La conclusión normalmente se redacta en una idea general de forma concisa, dividida en dos párrafos que expresen la información necesaria, según lo que se ha mencionado hasta ahora. Sin embargo, otra forma de estructurar esta última parte del ensayo es en puntos separados, como una lista enumerada, de acuerdo al número de objetivos o hipótesis.

No escribir cifras numéricas

Si en los datos obtenidos se encuentran cifras numéricas, estas no deben ser escritas en la conclusión, en esta parte lo que se debe hacer es explicar por qué se consiguieron dichos resultados. Sin olvidar el uso de argumentos adquiridos de fuentes confiables y discutibles.

Cuidado con las contradicciones

Al concluir el ensayo, debe prestarse mucha atención al mismo, los datos obtenidos, el análisis realizado, la introducción y la revisión bibliográfica, pues en ocasiones es posible escribir algo que contradice por completo la hipótesis del trabajo o los resultados del mismo. Esto, además de ser incorrecto, dejaría mal la reputación del autor ante los lectores.

Frases para iniciar una conclusión

Siempre hay que cuidar la redacción al momento de hacer un ensayo y una de las cosas que a veces puede resultar un poco difícil es cómo iniciar la conclusión. Algunas de las frases mostradas a continuación, podrán ser de ayuda:

  • Tal y como se pudo comprobar…
  • Después de realizar un análisis, se puede deducir que…
  • De acuerdo a lo anterior, se puede concluir que…
  • Así, es posible concluir…
  • Ante esta realidad, se puede concluir que…

Existen algunas otras formas más sencillas, pero con las que se debe tener cuidado, ya que no pueden ser usadas en todo tipo de ensayos:

  • En conclusión…
  • En resumen…
  • Finalmente…