Estructura de un Ensayo

El ensayo es un texto en el que se combinan diversidad de formas discursivas, argumentativa y expositiva por lo menos; aunque muchos ensayos incluyen también narraciones, diálogos, descripciones e instrucciones. Este tipo de texto puede ser entendido como uno de los más versátiles de los que disponemos.

Estructura de un Ensayo

El objetivo del ensayo es argumentar en torno a una idea con la finalidad de convencer a un receptor acerca de la misma. Para lograr esto, en el ensayo se analiza e interpreta con cierto nivel de profundidad. La idea que se manifiesta en este texto representa una postura personal acerca de un tema.

Este tipo de texto se considera literario, puesto que se le permiten licencias literarias: uso del lenguaje estético, comparaciones, metáforas y más. Si bien es cierto que este es un texto por demás heterogéneo, también cumple con cierta configuración textual que lo caracteriza.

Superficialmente, el ensayo se caracteriza por no tener subtítulos, por lo menos no prototípicamente, sino que presenta todo su contenido en bloques o párrafos de principio a fin. Además del cuerpo del texto, solo se presenta el titulo y el nombre del autor.

La estructura básica textual se divide en tres partes: introducción, desarrollo y conclusiones. Cada uno de estos elementos tiene características bastante distintivas que necesariamente hay que comprender.

Introducción

En esta sección del ensayo, se presenta el tema de una manera atrayente para el lector. La función de esta sección es captar la atención del lector, anunciar el tema que será analizado y posiblemente asomar la hipótesis que el autor pretende asumir.

La introducción suele tener una extensión entre uno y dos párrafos, aunque esto no constituye una regla y, por lo tanto, es flexible. Para lograr la finalidad de la introducción, el autor se puede valer de diversidad de estrategias discursivas, entre las cuales se pueden tener en cuenta las siguientes:

  • Presentación de una situación mediante una narración (anécdota, relato breve, entre otro)
  • Preguntas retóricas dirigidas al lector
  • Definición de conceptos
  • Ejemplos
  • Uso de dichos o refranes
  • Razonamientos lógicos
  • Citas o pensamientos
  • Cualquier otro que el autor domine y crea pertinente

Para la construcción de esta sección, resulta muy importante tener en cuenta estos factores: a quién va dirigido el texto, cuál es el ámbito en el que se escribe, cuál es el tema que se desarrollará y cómo es la visión que se presentará del tema. A partir de estos aspectos, se deben crear las estrategias necesarias para cumplir con la función de esta sección.

Desarrollo

Esta sección corresponde a la parte más importante del ensayo. Es en este espacio donde el autor del texto despliega todas las estrategias discursivas necesarias para presentar la hipótesis formulada, sustentarla y defenderla a través de una construcción bien elaborada de argumentos.

Esta es la parte más extensa del texto, no existe un límite en cuando a la cantidad de párrafo, pero no se estila que sean menos de tres. El desarrollo se caracteriza por contener razonamientos y argumentos. El autor decide de manera deliberada cuáles estrategias discursivas le serán útiles para sustentar sus ideas, aplicando la razón y la lógica. Entre las estrategias que pueden presentarse en este espacio, caben mencionar las siguientes:

  • Conceptualizaciones
  • Razonamientos lógicos
  • Sustentos teóricos (argumentos de autoridad)
  • Citas
  • Analogías
  • Presentación de causa-efecto
  • Supuestos religiosos, ideológicos, morales, filosóficos, entre otros.
  • Verdades aceptadas

La construcción del desarrollo es muy cuidadosa, ya que representa la base y la demostración de la idea que ha planteado el autor. En el desarrollo, puede o no estar explícita la hipótesis que se presenta, pero necesariamente está manifiesta de alguna manera; aunque sea de forma implícita.

Todas las estrategias discursivas del desarrollo están a supeditadas a la hipótesis o idea. En conjunto, deben presentar un camino claro para que el lector llegue a donde ha sido direccionado: la aceptación de la hipótesis o idea.

Conclusión

En la última sección del ensayo, la conclusión, se encuentra el resultado de las dilucidaciones del desarrollo. A pesar de que esta sección no es demasiado larga, entre uno y tres párrafos a lo sumo, es de una densa sustancia; pues se encuentran en ésta los puntos más importantes y que en definitiva conducen a la fundamentación de la hipótesis o idea que el autor ha asumido en el ensayo.

Algunas de las características que destacan de esta parte final son:

  • Concluyente
  • Claridad
  • Recogimiento de las ideas más importantes
  • Con ilación lógica

Una conclusión puede presentar el resumen de todas las ideas del desarrollo o tan sólo referencias estratégicas. Sin embargo, es bastante común que en esta sección se manifieste de manera más directa que la idea o hipótesis presenta es válida, debido a todo lo plateado con anterioridad. Por lo que en las conclusiones suelen plasmarse con mayor claridad las hipótesis.

Características del Ensayo

El ensayo como lo conocemos en la actualidad, data del siglo XVI con los textos publicados por Francis Bacon. Las características que diferencian a este tipo de texto de otros son:

  • Es texto literario con características didácticas. Esto quiere decir que la forma del texto cuenta con licencia estética y que su fondo es cónsono con la finalidad de demostrar una idea.
  • Representa una postura personal, crítica, acerca de un tema, en cuanto a la construcción de la idea y a la configuración de la argumentación que la sustenta.
  • Si bien es cierto que se enmarca en un tema, el desarrollo gira en torno a una hipótesis.
  • Es un texto que apunta a la brevedad y que no pretende agotar el tema que presenta.
  • No existen limitaciones en cuanto a los temas que se pueden tratar.
  • Presenta un tema único.
  • Hace uso de un estilo equilibrando la estética, la criticidad, con ciertos tecnicismos; cuidando de captar y mantener el interés del lector.
  • Tienen función conativa, pues intenta persuadir a los lectores acerca de una hipótesis.
  • La postura personal que se presenta se fundamenta a través de diversidad de estrategias.
  • Se puede escribir en primera o tercera persona, dependiendo del estilo particular del escritor y del ámbito que lo enmarca.

Ámbitos de Redacción del Ensayo

Esta composición surge de la necesidad de los grandes pensadores de promover y justificar sus ideas. Gracias a su calidad, amplitud y flexibilidad, se ha hecho merecedora de un espacio importante en diferentes ámbitos del hecho discursivo. En algunos de los contextos en el que se ha consolidado son:

  • Académico
  • Científico
  • Filosófico
  • Literario
  • Política

Según el ámbito en el que se ha realizado la redacción del ensayo, éste puede tener ciertas características distintiva; sobre todo en la profundidad del tratamiento de los temas, el uso del lenguaje y los tecnicismos.

Concretamente en el ambiente académico, el ensayo ha tenido mucha difusión, seguramente por su carácter didáctico y crítico. El ensayo es uno de los textos que los profesores han utilizado como producto textual para evaluar la posición crítica de los estudiantes ante temáticas particulares, sus habilidades para organizar el discurso y su conocimiento acerca de contenido.

Sin embargo, muchos grandes pensadores de la historia, han hecho uso de este género para comunicar sus ideas. Algunos de los ensayistas más célebres son:

  • Michel de Montaigne
  • Octavio Paz
  • Ernesto Sábato
  • Mario Vargas Llosa
  • Blaise Pascal
  • Jorge Luis Borges